BITÁCORA

Grupo Lumo, la tarea de divulgar la química

El grupo Lumo —integrado por alumnos y profesores de la Facultad de Química Farmacéutica Biológica (QFB), de la Universidad Veracruzana (UV)— busca socializar el conocimiento de la ciencia química en niños y jóvenes del estado mediante actividades presenciales, como talleres, charlas y exposiciones de experimentos.

Grupo Lumo se dedica a diseñar y realizar talleres demostrativos (combinación de sustancias y sus reacciones) para —mediante exhibiciones— acercar a la sociedad a los conocimientos de esta ciencia experimental, con la finalidad de transmitir y divulgar sus saberes a un público no especializado, pero que aun así puede interesarse por las trasformaciones y con el tiempo apropiarse de sus conceptos fundamentales y de las aplicaciones en la vida diaria.

Para Minerva Hernández Lozano, académica de la UV y miembro del colectivo, el objetivo de este grupo de divulgadores es promover y también difundir la participación del sector estudiantil en diversas actividades académicas, con el propósito de fomentar una participación ciudadana y social a partir de la comunicación de la química como una ciencia que tiene pertinencia humana; contribuir en una mejor calidad humana entre los miembros y desarrollar trabajo en equipo son también parte de sus metas.

De acuerdo con su manifiesto de fundación, este grupo surgió debido a la idea de fortalecer el vínculo de interacción entre el maestro y el alumno, con la finalidad de que los estudiantes de nuevo ingreso se relacionaran con el trabajo del científico experimental en tanto investigador y divulgador del conocimiento.

Algunas de las actividades, comentó la profesora Hernández Lozano, consisten en exponer en eventos públicos, académicos y culturales un conjunto de mezclas de elementos químicos para que los asistentes vean las distintas trasformaciones que se pueden realizar si se siguen los pasos correctos.

“De esta forma ellos se van acercando a la química, a las transformaciones. No la ven como algo peligroso o algo que no tiene impacto, sino que está presente en la vida cotidiana, en el día a día. Los talleres tienen doble beneficio: atienden a la población infantil y son impartidos por profesores de la facultad y estudiantes que desde que entran a la carrera ya aprenden a ser facilitadores para generar el conocimiento en las nuevas generaciones”.

Además de que su público se encuentra en la capital del estado, es una iniciativa de divulgación que no busca ceñirse a esta ciudad, pues los integrantes consideran que es necesario descentralizar sus actividades para llegar a lugares donde aún la investigación científica, o especialmente la comunicación de la ciencia, no ha llegado con tanto impacto en relación con la zona centro.

Al hablar de los problemas y las críticas que se tienen cuando se comunica la ciencia —como llegar a un impacto real o transmitir conocimiento y no perderse en estrategias—, la docente de la Facultad de QFB comentó que participó en un estudio de la UV donde pudo darse cuenta que hay alumnos que entraron a esta entidad académica motivados por los talleres impartidos, por lo que considera que existe un impacto real, verdadero.

“Alumnos de la facultad dicen que en sus secundarias y en sus bachilleratos les llevaban estos talleres o habían tenido contacto con estos foros que se dan. Fueron mucho más impactantes que otras estrategias que la misma universidad hace, incluso más que Expo Pedagogía o Expo Ciencias. Por eso, que nosotros demos estos talleres y los llevemos a escuelas es de motivación para los asistentes y sus acompañantes. Es decir, sí se ve. Sí se nota a largo plazo el impacto social”.

Sostiene que el seguimiento en sus actividades es fundamental para calcular el impacto que el Grupo Lumo está teniendo y cómo incide en la niñez y juventud para formar nuevas generaciones de científicos experimentales que también algún día transmitan ese conocimiento.

Hacia una década comunicando la química

Grupo Lumo surgió en Xalapa, Veracruz, debido a la gestión de los maestros Margarita Virginia Saavedra y Gabriel Arturo Soto Ojeda, quienes tuvieron el apoyo de un grupo de estudiantes de QFB. El 9 de octubre de 2009 quedó fundado como Grupo Estudiantil Cultural y Científico luego de una votación unánime.

Desde ese entonces han participado en eventos dentro de la universidad, no solo en su área académica sino también en otros institutos y ferias de ciencia dirigidas a un público más amplio. También han acudido a secundarias y bachilleratos donde el recurso científico y su divulgación aún no llega con tanta firmeza, lo que ha permitido que estudiantes de estas entidades educativas se inclinen por el estudio de la química.

Para la realización de sus actividades, iniciadas en 2009, han contado con el apoyo de la universidad y del Consejo Veracruzano de Ciencia y Desarrollo Tecnológico. Entre los proyectos que tienen actualmente se encuentra el taller denominado El maravilloso mundo de la química, el cual han llevado a exhibiciones en plazas públicas de la capital del estado, a la Cuarta Escuela de Invierno de Robótica (evento organizado por el Centro de Investigación en Inteligencia Artificial y la Federación Mexicana de Robótica) y a la Feria de Ciencia Xalapa 2018, celebrada en el marco de la Marcha por la ciencia.

Hoy en día, el cuerpo estudiantil y de investigación que conforma a Grupo Lumo sigue incrementando sus actividades y sus participantes. Incluso se encuentran colaborando con otros colectivos de divulgación de la ciencia para generar redes de comunicadores del conocimiento en el estado de Veracruz.

Fuente: CONACYT.

Deja tu comentario

*

*

 

IMPORTANTE:
Sí: El usuario podrá preguntar, felicitar, realizar críticas constructivas y/o contribuir con opiniones relevantes en el campo de la ingeniería e infraestructura.
No: Molestar, intimidar o acosar de ninguna manera.Tampoco utilizará el espacio para la promoción de productos o servicios comerciales, así como de cualquier actividad que pueda ser calificada como SPAM.

Para saber más consulta los Términos de Uso de INGENET.