BITÁCORA

Ciencia y tecnología espacial para jóvenes de Tlaxcala

Marte es el siguiente gran paso en la exploración espacial y los jóvenes de hoy serán los responsables de realizar esa hazaña.

2 Marte

Con el objetivo de fomentar entre estudiantes el interés en la ciencia y tecnología espacial, se llevó a cabo la Academia Aeroespacial México 2017 en el estado de Tlaxcala.

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, el profesor Marcos Núñez George, uno de los principales impulsores del proyecto que además ha creado clubes de ciencia en diversas escuelas públicas de Tlaxcala, platicó sobre las actividades que se llevaron a cabo durante tres días en las instalaciones del Instituto Tecnológico de Apizaco —que pertenece al Tecnológico Nacional de México (Tecnm).

“Somos un grupo de maestros voluntarios de Tlaxcala, esto lo hacemos fuera de nuestro horario de trabajo. Estamos desarrollando ese capital humano necesario en las disciplinas de la ciencia, tecnología, ingeniería, matemáticas y artes para que haya cada vez más niños que al llegar a la universidad vayan con un objetivo claro de lo que es la ciencia y la vean más agradable”.

Durante los tres días que duró el evento, participaron 150 alumnos en los diferentes talleres, más otros 250 en los ciclos de conferencias impartidas por especialistas de la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) y la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

En los talleres, los jóvenes pudieron aprender sobre robótica submarina, robótica espacial y brazos robóticos. Estas actividades tuvieron por objetivo la creación de nuevas herramientas que puedan ser de ayuda para los astronautas, ya que el espacio presenta varias limitantes, como la falta de gravedad o el manejo de herramientas de mano a causa del voluminoso equipo necesario para soportar las condiciones que se presentan fuera de la Tierra.

Una de las cosas que destacó en el evento fue el método en que se impartieron los talleres. La teoría y la práctica se conjuntaron desde un inicio, de modo que en tan solo dos días los jóvenes ya eran capaces de hacer funcionar sus robots.

“Es un aprendizaje divertido e integral. Tuvieron que resolver algunos problemas de matemáticas, física y electrónica, pero eso fue en el camino, no empezamos enseñando qué es un capacitor o una resistencia para que tres años después quizás armen un robot. Comenzaron armando un robot y al siguiente día ese robot hacía lo que ellos le ordenaban”, destacó Marcos Núñez.

Asimismo, el profesor habló sobre los clubes de ciencia de los cuales es coordinador en Tlaxcala. Para ingresar a uno de estos clubes, comenta el docente, no es necesario tener un promedio de excelencia, lo importante es que no se baje el promedio. Una vez dentro del club, tienen la tarea de encontrar a un compañero con quien puedan ayudarse entre sí para mejorar sus calificaciones.

Además de traer beneficios académicos para los jóvenes que participan en ellos, los clubes también conllevan beneficios sociales. El respeto hacia compañeros, padres y maestros es tan importante como un buen desempeño académico, los alumnos se esfuerzan por ser un ejemplo para los demás jóvenes.

Fuente: CONACYT.

Deja tu comentario

*

 

*

IMPORTANTE:
Sí: El usuario podrá preguntar, felicitar, realizar críticas constructivas y/o contribuir con opiniones relevantes en el campo de la ingeniería e infraestructura.
No: Molestar, intimidar o acosar de ninguna manera.Tampoco utilizará el espacio para la promoción de productos o servicios comerciales, así como de cualquier actividad que pueda ser calificada como SPAM.

Para saber más consulta los Términos de Uso de INGENET.